14 ene. 2013

Gratos recuerdos

 Cuándo era niña y paseaba con mis hermanas por la carretera de Ares
recuerdo un campo llenito de narcisos que, aunque era muy niña, me agradaba verlo y me llamaba mucho la atención .De echo, recuerdo que toda mi ansia, era llegar a ese lugar.
Con el paso de los años, uno se olvida de algunas cosas que permanecen escondidas en la mente y luego un buen día salen a la luz. Recordé ese campo que nunca más volví a ver ,llegando a pensar que nunca existió, pero mi hermana mayor me confirmó que era real y ella también lo tenía olvidado.
Ya llegué a la media edad y nunca jamás vi en mi vida narcisos naciendo espontáneos de manera silvestre.
Pero, para mi deleite y el de mis queridos recuerdos de niñez, hace un par de años me topé con dos prados dónde ,de forma silvestre, nacen un montón de narcisos.
sólo tengo fotos de uno , en el otro hay mucha más extensión de flores .Una pena que el terreno tiene bastante agua ... sinó... !!no quedaba ni uno!!, je je.

2 comentarios:

Leodegundia dijo...

Son preciosos, mas bien parecen flores de jardín.

Aldabra dijo...

son una maravilla ¡y lo bien que huelen!

bicos,